Premio FAES Libertad, Luis Almagro, Venezuela, Populismo, España
 

En la entrega del Premio FAES de la Libertad a Luis Almagro

 

"Cuando está en juego la construcción de un marco de convivencia, el dilema no es entre derecha o izquierda sino entre democracia o autocracia"

compartir Google + imprimir
15 de marzo de 2018 Descargar intervención

_España, que vive una sólida recuperación, tiene desafíos que van a exigir un esfuerzo de acuerdo amplio y duradero entre las principales fuerzas

_Ni las pensiones, ni la educación, ni la estabilidad territorial se pueden afrontar sólo con decisiones de corto plazo y mayorías precarias 

_Los sistemas políticos europeos sufren una crisis en la que nacionalismo y populismo están cambiando referencias democráticas fundamentales y condicionan la agenda política

_Los partidos tradicionales se encuentran en pleno declive, mientras una profunda brecha generacional atraviesa la política

_La salida de la crisis económica, con cifras de crecimiento y empleo desconocidas en España y Europa, no está resultando el antídoto del populismo

_Nacionalismo radical y populismo es un maridaje que mantiene a la sociedad catalana como rehén de las ensoñaciones del independentismo

_Cataluña tiene que dejar de ser rehén del independentismo y afirmar que ni España, ni Europa ni la propia sociedad catalana admiten la secesión, la ruptura social y el empobrecimiento

_Cuando está en juego la construcción de un marco de convivencia, el dilema no es entre derecha o izquierda sino entre democracia o autocracia

_Vigilar para que los enemigos de la democracia no avancen es un deber. Y vivimos tiempos en los que deberíamos extremar esa vigilancia

VENEZUELA

_Venezuela evidencia cómo una democracia consolidada muta primero en un régimen populista, de esos que ahora parecen tener cierta aceptación, y por último se convierte en un régimen autocrático

_ El apoyo a toda medida en pro de la libertad debería ser una prioridad para los gobiernos occidentales y uno de los puntos centrales de la política exterior del Gobierno de España

_La unidad de la oposición democrática sigue siendo un imperativo indiscutible, y la exigencia de elecciones libres, indeclinable

_No es aceptable imponer sobre la oposición democrática un deber de negociar sin garantías con quien ha dado pruebas sobradas de hacer de la negociación un artificio para su provecho

El expresidente del Gobierno y presidente de la Fundación FAES, José María Aznar, ha asegurado hoy que “España tiene desafíos que van a exigir un esfuerzo de acuerdo amplio y duradero entre las principales fuerzas políticas. Ni las pensiones, ni la educación, ni la estabilidad territorial se pueden afrontar sólo con decisiones de corto plazo y mayorías precarias”. “Nuestro sistema político tiene que ofrecer una prueba convincente de su madurez y eficacia, recuperando los mejores precedentes de acuerdo dados en 40 años de democracia”, ha considerado.

Aznar ha señalado que “en Europa los sistemas políticos están sufriendo una crisis en la que nacionalismo y populismo están cambiando referencias democráticas fundamentales”. En este sentido ha añadido que “nacionalismo radical y populismo es un maridaje que mantiene a la sociedad catalana como rehén de las ensoñaciones del independentismo”. Asimismo, ha destacado que “los partidos que han representado las grandes tradiciones políticas se encuentran en pleno declive, mientras una profunda brecha generacional atraviesa la política. La salida de la crisis económica no está resultando el antídoto del populismo que podía pensarse”.

VENEZUELA, DE DEMOCRACIA A AUTOCRACIA

Aznar, que ha entregado esta tarde en Madrid el Premio FAES de la Libertad al secretario general de la OEA, Luis Almagro, también ha tenido palabras para Venezuela, cuya situación ha asegurado “evidencia cómo una democracia consolidada muta primero en un régimen de carácter populista, de esos que ahora parecen tener cierta aceptación, y por último, se convierte en un régimen autocrático”. En este contexto, ha dicho, “el apoyo a toda medida en pro de la libertad en ese país debería ser uno de los puntos centrales que identifiquen la política exterior del Gobierno de España, apoyada en el consenso entre las fuerzas políticas democráticas”.

“La unidad de la oposición democrática sigue siendo un imperativo indiscutible, y la exigencia de elecciones libres, indeclinable”, ha añadido Aznar, que ha defendido que “no es aceptable imponer sobre la oposición democrática un deber de negociar sin garantías con quien ha dado pruebas sobradas de hacer de la negociación un artificio para su provecho”.

Durante su intervención, Aznar ha recordado que “el reconocimiento a Luis Almagro es la expresión del compromiso de FAES con la libertad en Venezuela y en toda América Latina y la admirable lucha de los demócratas venezolanos por el futuro de su país”.

Política de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.