José María Aznar: “El crecimiento en libertad es un requisito para la supervivencia de la civilización”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

“Hay dos formas de crear riqueza:  produciendo más u organizando mejor”

“La gran expansión del Estado en tantas sociedades no ha traído pueblos más felices”

“Las ideas liberales han conformado las instituciones generadoras del predominio occidental”

“Cuando las personas se esfuerzan en mejorar sus condiciones de vida es cuando hay crecimiento económico”

“Las nuevas tecnologías tienen una huella material y medioambiental, pero ésta puede ser bastante limitada en comparación con el valor añadido que aportan si se utilizan con prudencia”

“El crecimiento en libertad esta desafiado desde dentro por tentaciones disolventes y desde fuera por amenazas bélicas”

“Dar la democracia y la libertad por sentadas es uno de los mayores errores que hemos cometido, pero también, es una gran virtud saber que tenemos las herramientas para superarlos”

El expresidente del Gobierno y presidente de la Fundación FAES, José María Aznar, ha manifestado que “nuestra postulación del crecimiento en libertad no es tema de repertorio macroeconómico. Es un requisito para la supervivencia de la civilización”. Lo ha hecho en el séptimo Debate Presidencial La democracia occidental, tras el flagelo de la guerra, organizado por el Miami Dade College, Iniciativa IDEA y Cátedra Mezerhane.

El expresidente considera que “hay dos formas de crear riqueza: produciendo más u organizando mejor”. Así lo ha señalado en el encuentro que ha reunido en Miami a otros siete expresidentes, académicos, empresarios y dirigentes políticos, que han deliberado sobre el impacto de la guerra de Ucrania en la Latinoamérica y Occidente. Entre los exmandatarios; Iván Duque (Colombia), Vicente Fox (México), Mauricio Macri (Argentina), Yamil Mahuad (Ecuador), Miguel Ángel Rodríguez (Costa Rica), Luis Alberto Lacalle (Uruguay) y Jorge ‘Tuto’ Quiroga (Bolivia).

CRECIMIENTO Y LIBERTAD

Para José María Aznar, “las ideas liberales han conformado las instituciones generadoras del predominio occidental” y “cuando las personas tienen libertad de ocuparse en actividades económicas con el fin de mejorar su vida, cuando a los emprendedores se les deja en libertad de innovar, entonces hay crecimiento económico”. Según el expresidente, “cuando estas libertades son restringidas por el gobierno, se reduce el crecimiento, o simplemente, no tiene lugar”.  Asegura que los “mitos ideológicos” de “sociedades utópicas” traen consigo una “gran expansión del Estado” que, a lo largo de la historia, “no ha traído pueblos más felices”.

Respecto al intervencionismo de las sociedades actuales, José María Aznar ha opinado que “la ‘redistribución’, que se traduce en subvenciones y gasto público es un falso remedio”. “Cuando las personas se esfuerzan en mejorar sus condiciones de vida es cuando hay crecimiento económico”, ha destacado el expresidente.

DESAFÍOS

El expresidente ha mostrado su confianza en “el progreso técnico a la hora de contribuir a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero” frente a la opinión de algunos dirigentes actuales que abogan por una progresiva disminución de la producción para hacer frente a la crisis energética. En este sentido, reconoce que “las nuevas tecnologías tienen una huella material y medioambiental, pero ésta puede ser bastante ilimitada en comparación con el valor añadido que aportan si se utilizan con prudencia”.

LA CIVILIZACIÓN

José María Aznar ha subrayado que “nuestra postulación del crecimiento en libertad no es tema de repertorio macroeconómico. Es un requisito para la supervivencia de la civilización”, la cual considera “un capital” para el mundo. Ha advertido que “la civilización occidental está siendo objeto de muchos ataques. Desde dentro por tentaciones disolventes; y desde fuera, por amenazas bélicas” y opina que “Ucrania simboliza y resume todo esto. Como las vidas destruidas, como los campos arrasados, como las ciudades derruidas, tendremos que reconstruir muchas cosas que dábamos por sentadas”. En su opinión, si Occidente “permanece fiel a su verdad histórica, que es la libertad” alcanzará el “remedio” para los desafíos actuales que dependen “del trabajo, la disciplina y la perseverancia”. “Dar la democracia y la libertad por sentadas es uno de los mayores errores que hemos cometido, pero también, es una gran virtud saber que tenemos las herramientas para superarlos”, ha sentenciado.