IADG, Transición, Populismo, Política, Monarquía, España  

En la clausura la I Semana Atlántica del IADG

 

Aznar: “Hay que recuperar la voluntad de concordia para evitar un descarrilamiento histórico"  

compartir Google + imprimir
2 de junio de 2016 Lea la intervención completa

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha clausurado esta mañana la I Semana Atlántica del Instituto Atlántico de Gobierno, donde ha asegurado que “ahora mismo no hay trabajo más importante que hacer a favor de España que el de recuperar la voluntad de concordia para evitar un descarrilamiento histórico que a día de hoy no es en absoluto imposible”. Eso implica, ha dicho, “abandonar de inmediato cualquier tentación de polarizar, de amedrentar, de extremar, de excluir, de radicalizar, de dividir, de enfrentar a unos españoles contra otros. Porque en esa competición siempre ganan los mismos, que son siempre los peores. Y siempre pierde la convivencia”.

“Implica hacer cuanto se necesite para defender de modo efectivo y duradero el marco de convivencia que nos ha proporcionado los mejores años de nuestra historia”, ha continuado Aznar, para quien dicha tarea “tendrá lugar en el marco de nuestra monarquía parlamentaria, a cuyo beneficio todos tenemos obligación de contribuir con los sacrificios personales que sean necesarios en cada momento”.

“Es sobre ese suelo común sobre el que deben descansar siempre los desacuerdos y en él deben encontrar siempre su límite. Hemos avanzado demasiado por el camino equivocado. Debemos dar la vuelta y debemos hacerlo ya”, ha precisado. Y ha añadido: “Si lo hacemos, recuperaremos pronto nuestro buen camino como nación europea y atlántica. La alternativa, sencillamente, no debe ser aceptable para ningún español consciente del tiempo en el que vivimos”.

Aznar ha asegurado que “hoy vivimos intensos procesos sociales y políticos de desagregación, de fractura, de polarización y de discordia. Procesos inducidos y fomentados. Y todos ellos son manifestaciones distintas de un mismo problema de fondo: el problema de la desmemoria. Que no es un simple olvido, sino la decisión consciente o al menos irresponsable de dejar de prestar atención al pasado”. “Los radicalismos, los populismos y los nacionalismos excluyentes, la banalización de la política, el desbordamiento cotidiano de los límites del poder y la transgresión de la institucionalidad como costumbre, los desafíos a la convivencia, son expresión de una misma actitud ante los problemas que tenemos delante”, ha precisado.

Por ello ha afirmado que “necesitamos hoy traer de nuevo a la luz pública toda esa experiencia y todo ese patrimonio cívico para afrontar con garantías los problemas que tenemos ante nosotros”. “En el caso español es durante nuestra Transición cuando tenemos oportunidad de aprender todas estas lecciones y de ponerlas en práctica”, ha recalcado Aznar, que ha añadido que “no es verdad que nuestra Transición se hiciera con desmemoria. Al contrario. Quien dice eso lo dice con ignorancia. Se hizo con voluntad de reconciliación precisamente porque existía una memoria muy clara de la historia. Es ahora cuando algunos actúan frívolamente ignorando el pasado, incluso pretendiendo hacernos volver a él”.

INTERÉS DE PAÍS

Aznar ha expresado su agradecimiento a todas quienes han contribuido al éxito de la I Semana Atlántica y del “gran año fundacional” del IADG. “El Instituto Atlántico de Gobierno -que ha recordado centra su proyecto educativo en el futuro de las relaciones atlánticas y el desarrollo económico y social en todo el mundo- no sólo ha desplegado una intensa actividad, sino que ha definido ya un plan de desarrollo para los próximos años que está cargado de coherencia, de buen sentido y de utilidad pública”, ha subrayado.

En este sentido, ha anunciado la creación del Observatorio de Transiciones, en colaboración con la cátedra Nelson Mezerhane sobre Democracia, Estado de Derecho y Derechos Humanos, y el Miami Dade College, la institución universitaria más grande de Estados Unidos. Un proyecto que, en palabras de Aznar, tratará de “formar líderes capaces de hacer realidad las transiciones democráticas que deben producirse en América Latina y un lugar de encuentro para todos los que deseen ayudar a extender los principios de la democracia y del Estado de derecho en todo el mundo, pero especialmente en lugares como Venezuela y Cuba”.

“Un centro -ha dicho- desde el cual alertar y alentar, que son las únicas actividades públicas a las que me dedico. Y que realizo siempre teniendo presente lo que creo que es el interés de mi país, que es el único interés político final con el que me siento comprometido. El mismo al que he tratado de servir durante toda mi vida allí donde he estado, y el único al que lealmente procuro someter todas mis intervenciones públicas”.

Política de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.