EleccionesGenerales2019, Centroderecha, Cataluña, España
 

Ha intervenido en actos del PP en Valencia, Murcia, Elche, Barcelona, El Ejido, Albacete y Burgos

 

Campaña electoral 28A | “O se unifica el voto de centroderecha o se corre grave riesgo de perder las elecciones y el sistema constitucional que conocemos”

compartir Google + imprimir
29 de abril de 2019

El expresidente del Gobierno y presidente de FAES, José María Aznar, ha insistido reiteradamente durante la campaña electoral de la necesidad de unificar el voto de centroderecha entorno al Partido Popular, con el fin de evitar la fragmentación que conduciría, inevitablemente, a la victoria de Pedro Sánchez y el PSOE. En sus intervenciones en diferentes actos públicos del PP en Valencia, Murcia, Elche, Barcelona, El Ejido, Albacete y Burgos, Aznar ha asegurado que “el único voto posible para garantizar la unidad, el orden constitucional, la ley y la prosperidad de España es el voto a Pablo Casado, al Partido Popular, que pido sea masivo”.

Valencia (27.04.19) | Elche y Murcia (06.04.19) | Barcelona (12.04.19) | El Ejido (23.04.19) 

UNIFICAR EL VOTO DE CENTRODERECHA

Estas van a ser las elecciones de la responsabilidad, en las que afirmemos el mejor futuro para España. Y no habrá futuro para España si llegan al poder de la mano de los socialistas todos esos que ya se están frotando las manos sólo de pensar el destrozo que van a poder hacer en nuestra unidad y en nuestra ciudadanía. No se puede construir el futuro de España con un partido que les pone alfombra roja a los que quieren romper España.

Que nadie se engañe. Pido que reflexionen los que creen que estas elecciones están para ajustar cuentas con el pasado, para castigar decepciones. Los votos no cambian el pasado, pero sí pueden marcar una diferencia decisiva para el futuro de España. 

El centroderecha tiene hoy muchas posibilidades de perder las elecciones si no reacciona. La fragmentación es una maldita derrota para el centroderecha español y para el sistema constitucional, por eso la apelación a la unidad del voto es esencial. No se pueden hacer propuestas que no se pueden cumplir. No se puede jugar con las emociones de la gente. A nosotros, lecciones de España y de patriotismo no nos las da nadie. Lo que hace falta es poner encima de la mesa propuestas positivas, realizables y que mejoren España.

Pido con enorme énfasis que se midan bien las consecuencias del voto, pensando en el futuro de España. No lo diría si no estuviese convencido de que juntos, ganamos. El único voto posible, deseable y necesario para garantizar la unidad, el orden constitucional, la ley y la prosperidad de España es el voto a Pablo Casado, al Partido Popular, que pido sea masivo. Yo participo en esta campaña por puro sentido de la responsabilidad. Esa es mi obligación y cumplo con ella; a todos los demás les pido que cumplan con la suya. Cuanto más PP ha habido, mejor le ha ido a España y a los españoles.

1+1+1 es nada. O somos el partido más votado en las circunscripciones o perdemos la mayoría en el Senado, y eso significa perder la posibilidad de tomar decisiones sobre la continuidad histórica de España y el gobierno de la Nación. Por eso la agrupación del voto es fundamental, y por eso os pido una reflexión. Que por favor nadie el día 29 diga "si lo llego a haber sabido", "si me hubiese dado cuenta", " si me lo hubiesen dicho".

El espacio del centroizquierda tiene una ventaja, y es que su voto se está concentrando en el partido socialista de Sánchez, mientras los podemitas chavistas se van derrumbando. En el espacio del centroderecha, lo que antes era uno ahora son tres. Cuando uno va unido a las elecciones tiene muchísimas posibilidades de ganarlas, y cuando va dividido, tiene muchas posibilidades de perderlas. O superamos la fragmentación y concentramos los esfuerzos y los votos en el Partido Popular o corremos el riesgo no solamente de no ganar las elecciones, sino de que se nos vaya la Transición, la Constitución y la continuidad histórica de España.

O se elige presidente del Gobierno a Pedro Sánchez o a Pablo Casado. Sabemos que si gana Sánchez van a gobernar los mismos, con los mismos y para hacer lo mismo, pero con un precio mayor, porque el precio de la nueva coalición es el indulto de los golpistas y una consulta en Cataluña y en otras partes de España. Ese es el precio y no se debe pagar. 

He dedicado mi vida política a unir y a integrar. He trabajado para sumar, para poder construir un proyecto político que compartieran una gran mayoría de españoles. Sigo comprometido con ese objetivo porque estoy convencido de que es lo mejor para España. Estoy convencido de que juntos somos más fuertes y no ganarán ni los que siempre han empobrecido nuestro país, ni los que intentan romperlo. Nuestra división es su esperanza. Nuestra unidad será su fracaso.

PARTIDO POPULAR

Con el liderazgo de Pablo Casado, vuelve el Partido Popular de siempre, el PP de ayer y de hoy, un PP orgulloso, firme, seguro y deseoso de la victoria con la confianza de todos los españoles.

En el debate entre los candidatos, el único que dio una imagen presidencial y sólida, más allá de efectismos, se llama Pablo Casado.

Nosotros tenemos nuestro candidato constitucionalista, que engloba la historia del PP y la mejor historia de España. Tenemos a Pablo Casado.

Lo que le suma a la izquierda, le resta a España. La suma de la izquierda y los nacionalistas le resta a España. La política es suma, es decisión, es coraje. Nosotros tenemos un proyecto de futuro para España, y ese futuro pasa por poner coto y decir ‘hasta aquí’ a los nacionalistas, secesionistas, golpistas y a la izquierda socialista actual que quieren acabar con nuestro país y nuestro orden constitucional.

Yo no soy candidato a nada, solo a intentar ser un buen español, pero no ha cambiado mi posición política. Sigo siendo el mismo y sigo creyendo en lo mismo. Sigo creyendo en una Nación española orgullosa de serlo, en una cultura española que se expande, en una lengua española que se enseña, en una economía que prospera, en un agua española que se comparte y se reparte, y en un país que tiene ganas de futuro. 

DEFENDER LA ESPAÑA CONSTITUCIONAL

España ha escrito una historia ejemplar de convivencia. Nadie nos puede dar lecciones de democracia, de libertad, de reconocimiento de la pluralidad. No podemos permitir que los que siempre han buscado el fracaso de España, nos vuelvan a arrastrar al fracaso. No podemos permitir que los golpistas de ayer vuelvan a ser golpistas hoy. La historia trágica de España que tanto gusta a los golpistas no se va a repetir. Este es el siglo XXI, no las fantasías medievales fabricadas por los nacionalistas. Esta es la España democrática, no los Balcanes de la limpieza étnica.

España es libertad, es unidad, es igualdad. España es juntos y libres. Eso es lo que proponemos a los catalanes.

Lo tiene que saber todos los que hoy tal vez duden a quien votar. Deben saber que nuestro compromiso es total, no tiene marcha atrás, no tiene condiciones ni plazos. Queremos que nos ayuden, les pedimos su apoyo para unir fuerzas que es lo que haremos con todos, los que quieran la libertad, la igualdad y el respeto para todos los ciudadanos. 

CATALUÑA
Hay un camino que conduce directamente a repetir los fracasos del pasado. Y otro que puede permitir construir un futuro de éxito. El fracaso tiene sus responsables bien identificados: son los golpistas, los que han fabricado la gran mentira independentista, los que han hecho de la independencia su gran negocio. Son los sectarios, los malversadores, los propagadores del insulto xenófobo, los viejos y los nuevos supremacistas, los que alientan la violencia callejera, el acoso y la coacción que sufrieron Cayetana y Alejandro. No les callaron. Estos no nos conocen. Estos no saben que este partido sabe bien lo que es hacer frente al acoso.

Estos peligrosos vendedores de humo del independentismo no tienen nada que ofrecer. Sólo aspiran a contagiar con su delirio, a sembrar odio y resentimiento. Y aspiran a romper porque saben bien que solo conseguirán sus objetivos si destruyen la convivencia. Saben que, para romper España, antes tienen que romper Cataluña. Y en eso están.

No vamos a dejar que ni España ni Cataluña se jueguen su futuro por la actuación impune de un grupo de delirantes que han perdido el sentido de la realidad y han perdido la decencia democrática.
Vosotros mejor que nadie sabéis que no han sido tiempos fáciles y no lo van a ser. Por eso se tiene que oír nuestra voz en Cataluña. Una voz clara y sincera, no el doble juego que tantos practican. Una voz que querrán acallar, pero que se va a seguir oyendo.

A ese desafío tenemos que darle respuesta. Y deben saber que seguimos dispuestos a darle respuesta. Toda la que sea necesaria, durante todo el tiempo que sea necesario, con todo el esfuerzo que sea necesario.

Desde el Partido Popular, os pido vuestro voto, un voto útil para España, un voto comprometido con su futuro. Un voto exigente, cargado de ilusión a personas como Cayetana y Joan y todos los que compartís este esfuerzo con ellos; a personas como Pablo Casado que lo encabeza. Un voto para Cataluña fuerte y unida; un voto por la libertad; un voto de catalanes que lo son y de españoles que quieren seguir siéndolo.

EL PROBLEMA DE LA IZQUIERDA

Tenemos una izquierda que no reconoce a la nación sino a supuestas naciones. Que pone a los territorios por delante de los ciudadanos, que no protege derechos, sino que fabrica identidades, que no busca la igualdad, sino que justifica la discriminación. Hace unos años, desde esa izquierda se nos dijo que la nación era un concepto discutido y discutible. Ahora, lo que nos ha dicho el candidato socialista a la presidencia del Gobierno es que esas dudas ya las tiene despejadas, y que España no es que sea discutida y discutible, es que no es una Nación. Que en España hay cuatro o cinco, o vaya usted a saber cuántas, naciones.

Haceros una pregunta sencilla. Los independentistas y golpistas, los que no condenan a ETA y salvan los decretos electorales, todos esos ¿quién quieren que sea presidente del Gobierno, Pablo Casado o Pedro Sánchez? Es tan sencillo como eso y en la respuesta a esa pregunta debe estar nuestro voto. Nosotros no les vamos a alegrar a los golpistas el 28 de abril. ¿Quién quieren tener delante? ¿Los que les regalan los oídos hablando del conflicto y se callan cuando hay que hablar de la Constitución o Pablo Casado y el PP?

Sánchez ha pactado dos cosas esenciales con sus socios: los indultos a los que están siendo juzgados y una consulta popular antidemocrática en Cataluña. Es así como lo van a llamar, pero a eso en castellano y siempre se le llama referéndum de autodeterminación. Eso es lo que tienen pactado.

 

 

 

 

Política de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.